domingo, 5 de enero de 2014

Batman y Robin NUDC - Tomos 1 a 5


En principio deberían haber sido comentados en la respectiva sección DGEG. No obstante, dado que forman lo que podríamos llamar la primera etapa de la cabecera a raíz de cierto suceso trágico y que no recuerdo exactamente lo que sucedió en cada tomo, he preferido comentarlos todos juntos. Aclarado esto, empecemos.

Batman y Robin trata de, lógicamente, las aventuras del Caballero Oscuro y su peculiar Chico Maravilla. Sin embargo, a diferencia de casi todas las colecciones de superhéroes de las dos grandes -Marvel y DC- se centra en algo tan común como la relación entre un padre y su hijo. En esencia, Bruce Wayne deberá lidiar con un niño de diez años con una personalidad, habilidades y forma de actuar que bien podrían pasar por las de un villano suyo.

De este modo, el Cruzado de la Capa se esforzará en inculcar sus valores al pequeño Damian, mientras intenta afrontar su nueva situación como padre. Un ejemplo de ello es una conversación entre Alfred y Bruce en los inicios de la serie, algo similar a:
-¿Qué le ha dicho, Señor Bruce? 
- Que hizo lo correcto. 
- ¿No le ha dicho que estaba orgulloso de él, que había hecho un buen trabajo?
- No, pero es lo mismo.
- No, Señor Bruce. No lo es en absoluto.

Obviamente, no tardan en aparecer los problemas con un nuevo justiciero en la ciudad, Nadie, que no duda ni un ápice en ejecutar a los malhechores, e intentará transmitir al primógenito de Batman sus radicales ideas. A diferencia de otras cabeceras, en las que puedes intuir con facilidad si un superhéroe colabora con un villano para poder capturarle, en el caso de Robin no está tan claro. Es ahí donde el guionista, Peter J. Tomasi, realiza un buen trabajo y da muestras de su calidad.

Más allá de ese primer arco, tenemos también el regreso del Joker y varios villanos más, pero nada muy remarcable -tampoco quiero desvelar mucho más-. Es decir, lo más importante del desarrollo posterior de la obra es cómo se estrechan las relaciones entre Damian y Bruce, como en el caso de la historia del annual. Esta profundización en la relación sienta las bases para un cierre extremadamente emotivo de la etapa con un magistral episodio 18. Sin duda, más que Batman y Robin, debería haberse titulado Robin y Batman.


A su vez, lo que hace que un tipo de capítulo como el 18, sin diálogos, sea tan bueno, es la gran habilidad del dibujante, Patrick Gleason, para reflejar las distintas emociones de los personajes. Así pues, además de cumplir en las escenas de acción, plasma su buen hacer en otros campos menos explorados en el mundo de los súpers.

Como conclusión, estamos ante la que probablemente sea la mejor serie de DC -supera a Batman en algunos aspectos- por lo que es muy recomendada. Además, podéis tener una gran etapa completa en tan solo cinco tomos, pues en los siguientes ya cambia el tono de la serie. En consecuencia, no sé si la continuaré ya que para mi la cabecera ya no tiene sentido. Respecto a la puntuación, le pongo un 8 en conjunto, pese a que el número 18 obtiene un 10.

1 comentario:

  1. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiamos ambos blogs con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.